Apartamentos en Cerdeña
 
 
 
 
 
 
 
 

¿Por qué elegir un apartamento?

Un apartamento bien equipado permite disfrutar de todas las ventajas que ofrece el sentimiento de establecernos cómodamente en nuestro propio hogar. Lejos de depender de terceras personas y de estar continuamente condicionado por los horarios y la poca intimidad como siempre sucede en los Bed & Breakfast tendremos siempre un punto de apoyo fijo que en cualquier momento del día o la noche siempre nos brindará el sosiego y la paz que tanto necesitamos sobre todo al estar lejos de casa. Por un precio, desde luego muchísimo más económico que el de los hoteles y los agroturismos, un apartamento nos permite conservar la autonomía que tenemos durante el resto del año desmarcándonos de por ejemplo vernos obligados a comer siempre fuera y a precios que con el paso de los días van haciendo mella en nuestro bolsillo o simplemente a organizar las horas de una forma más libre y natural durante nuestras merecidas vacaciones.

 

¿Por qué elegir Cerdeña?

Con sus más de 25000 km2 de territorio es la segunda isla más grande del mar Mediterráneo. La extensión Norte-sur es de 270 km, mientras la de oeste-este es de 150 km. Comparando la distancia con las otras islas del Mediterráneo, Cerdeña es la que está a mayor distancia de tierra firme ya que se encuentra a 190 km del resto de Italia y a 180 km de Túnez.
La isla de Cerdeña ofrece una variada propuesta que va desde sus solitarias y misteriosas cumbres de casi 2000 metros de altitud hasta sus más de 1800 kilómetros de costas. Las cristalinas aguas de sus playas y el profundo e intenso azul del mar han hecho de Cerdeña el destino perfecto para los amantes de la tranquilidad y los paisajes de otros tiempos.

Descubrir la isla es dejarse llevar por la quietud de sus viejos olivares y el delicado perfume natural de sus valles y ríos.

Cerdeña pertenece a las zonas europeas con una menor densidad de población y este hecho hace que viajar por ella se haya convertido en un auténtico placer para personas que desean alejarse de la cada vez más estresante vida de nervios en las ciudades y relajarse olvidándose del paso de las horas en el silencio de un verano de ensueño. El sardo, la lengua autóctona de origen latino, con sus 4 principales dialectos convive perfectamente con el italiano. Como curiosidad hay que destacar el uso de un catalán antiguo en la ciudad de Alghero; hasta hace relativamente poco, la mayoría de los habitantes de la zona hablaban alguerés ,una variedad dialectal del catalán con influencias del sardo y el italiano ya que colonos catalanes de Barcelona repoblaron la ciudad después de expulsar a la población sarda autóctona en 1372 tras una revuelta popular contra Pedro IV el Ceremonioso.

Su delicada y a la vez original gastronomía es muy apreciada por los amantes de la buena mesa; aromas mediterráneos y fuertes sabores se mezclan en antiquísimas recetas que han pasado de generación en generación intactas hasta nuestros días. Cada provincia respeta la propia tradición utilizando los productos propios de la zona. Gracias también a la posición geográfica de la isla, comprendida entre el mar, las lagunas de pesca y los relieves del interior, los ingredientes típicos de la cocina son muy diversos pero al mismo tiempo son simples y naturales.

1