Apartamentos en Cerdeña
 
 
 
 
 
 
 
 

Situación

 

Cerdeña es una de las mayores islas del Mediterráneo, situada al oeste de la península italiana, es la isla de las islas, con una naturaleza todavía incontaminada... con inmensos espacios abiertos y grandes silencios. Lejos todavía del turismo de masas y tradicionalmente un punto de destino del turismo selecto, está también frecuentada por personas amantes de las buenas vacaciones, la naturaleza, el mar y la tranquilidad. Quien va, siempre vuelve.


Clique para agrandar los mapas

Mapa interactivo

 

Los apartamentos, de reciente construcción, situados en una espléndida y tranquila posición a pocos metros de playas libres y poco frecuentadas, consienten a los huéspedes moverse fácilmente por el interior de la región, ofreciendo un óptimo punto de apoyo desde el cual es posible llegar con brevedad a algunas de las más bellas y sugestivas zonas de Cerdeña. Con un clima siempre agradable, es maravilloso poder disfrutar de las que sin duda son reconocidas internacionalmente como mejores playas del Mediterráneo y del mundo; nada se puede comparar a un refrescante baño en sus aguas cristalinas.

La naturaleza ofrece muchísimo sol, un mar limpio y de aguas puras, playas arenosas, tramos de rocas, magníficos paisajes colinosos y puestas de sol inolvidables. Además podreís aprovechar para conocer la cultura histórica de nuestra población y su exquisita hospitalidad. Abundantes restos arqueológicos fundamentalmente de los períodos Neolítico, Nurágico, Fenicio-Púnico, Romano, Vándalo, Bizantino y Medieval dan fe de la rica historia y el amor de las gentes hacia esta tierra a lo largo de los siglos. Visitando algún pequeño pueblo del interior es fácil encontrar encantadoras bodegas y tiendas artesanas que ofrecen productos y objetos típicos de nuestra civilización.

Un clima estival que empieza en el mes de mayo y finaliza en el mes de septiembre, aunque en los meses de abril y octubre también se puede disfrutar de un tiempo maravilloso, nunca hace un calor insoportable gracias a la presencia de un ligero viento y además el riesgo de lluvia es casi inexistente.